30 de septiembre de 2010

Dos.

Voy a cumplir 32 años y nunca estuve embarazada. No es que sea algo que me haya preocupado demasiado, de hecho es absolutamente intencional. Nunca tuve un descuido, ni un embarazo no deseado y mis retrasos fueron siempre dentro del marco de mi natural irregularidad. Me cuidé siempre como un relojito suizo, y me sobran los dedos de una mano para contar las veces que me hice un test de embarazo. La única vez que un preservativo me jugó una mala pasada salí corriendo a la farmacia más cercana a comprar esas pastillitas "del día después". Ni siquiera me detuve a pensar en qué momento del ciclo estaba y si era necesario, simplemente me las tomé como indicaba el prospecto y listo. Por suerte nunca tuve que hacerme un aborto, aunque de ser necesario calculo que lo habría hecho. Me hubiera dolido, supongo, pero lo habría hecho.

No quería hijos y menos que menos un hijo no deseado.

Por lo menos así era hasta hace unos meses…

27 de septiembre de 2010

Uno.

Febrero de 2010 




Finalmente me decidí a preparar ese examen que hace tanto venía postergando. Me siento y empiezo a estudiar. Un libro atrás del otro. Fotocopia tras fotocopia y montones de resaltadores de varios colores se acumulan en mi escritorio. Todo iba lo más tranquilo, hasta que leyendo un manual de psiquiatría me topo con esto:


"La incidencia de síndrome de Down en los Estados Unidos es de aproximadamente 1 por cada 700 nacimientos. En su descripción original, Down mencionaba que su frecuencia representaba el 10% de todos los casos de retraso mental. En la actualidad, aproximadamente un 10% de los pacientes con síndrome de Down están ingresados en instituciones especializadas en retrasados mentales. La madre añosa (mayor de 32 años) tiene un riesgo de tener un hijo con sindrome de Down con trisomía 21 de 1 por cada 100 nacimientos, pero si existe traslocación…"*



¿Leí bien? ¿Añosa? ¿Mayor de 32 años? ¿Pero de qué estamos hablando? ¿Ahora este hijo de puta me viene a decir que soy casi una anciana? Me pongo a hacer las cuentas, a ver… si yo quedara embarazada hoy… en nueve meses tendría... ¡32 años! La puta madre que lo parió. Este manual debe ser antiguo, no puede ser que digan semejante barbaridad! Voy a la primer página y me fijo la fecha de edición... ¡Pero si es de 1985! Si al menos fuera de hace un par de siglos… Y solo tiene poco más de veinte años… Kaplan y la puta que te parió… 


----------
*Sinopsis de Psiquiatría, Kaplan – Sadock, séptima edición, cap. 35. 

10 de septiembre de 2010